Trucos para desarrollar la creatividad infantil

Ser creativo significa tener una nueva visión de las cosas y aprender a ver la vida y a los demás desde diferentes ángulos. En los niños, la creatividad promueve el desarrollo de la comunicación y ayuda a cambiar su forma de ver las cosas. Todos los niños son creativos, pero en diferentes grados. Por ejemplo, su hijo es creativo cuando le ayuda a decorar su habitación o a encontrar una nueva manera de usar un juguete.

Puesto que la creatividad es algo que puede desarrollarse, usted puede desempeñar un papel importante en las actividades diarias o artísticas de su hijo. De hecho, la creatividad puede desarrollarse en actividades cotidianas tales como:

  1. Juegos de ensamblaje o construcción (juegos de bloques, construcción de cabinas, rompecabezas, etc.).

  2. Animación de personajes (muñecas, títeres, peluches, etc.).

  3. Actividades artísticas (dibujo, modelado, música, danza, teatro, etc.).

Los beneficios de la creatividad

La creatividad promueve el desarrollo infantil de muchas maneras. He aquí algunos ejemplos:

  • La creatividad permite a los niños reforzar su identidad cuando muestran originalidad en sus juegos o en su vida cotidiana.

  • Afecta a su autoestima cuando realiza actividades de carácter lúdico o artístico.

  • Facilita la expresión de emociones e ideas, lo que también permite a los más tímidos expresarse.

  • La creatividad enseña a los niños a percibir las cosas desde diferentes ángulos y así promueve su apertura a los demás y a su entorno.

  • Fomenta la búsqueda de ideas o soluciones originales cuando surge un obstáculo o problema al que debe enfrentarse.

  • Contribuye al desarrollo de la concentración, la autodisciplina y el pensamiento crítico.

¿Cómo estimular la creatividad de su hijo?

Para fomentar la creatividad de su hijo, usted necesita ser abierto y flexible. Esto le permitirá probar sus juegos y actividades diarias, lo que estimulará el desarrollo de su imaginación. Como padre, usted puede estimular la creatividad de su hijo de diferentes maneras todos los días. He aquí algunos ejemplos:

  • Interésate por sus gustos y juegos, en definitiva, por lo que hace.

  • Intercambiar con él y fomentar el diálogo entre ustedes. Pídales que le den sus impresiones de lo que vieron u oyeron. A partir de lo que él les ha dicho, también den su punto de vista y discútanlo juntos.

  • Anímelos a probar cosas nuevas: explorar nuevos gustos, nuevos encuentros, nuevas actividades, nuevos lugares, etc.

  • Planee un momento del día en el que su hijo pueda jugar libremente y dejar volar su imaginación.

  • Déles tiempo para hacer sus propios descubrimientos durante una actividad creativa, sin tratar de controlarlos o juzgar sus resultados.

  • Que elija sus actividades. Sin embargo, pídales que perseveren terminando lo que están haciendo: una clase de natación, karate o baile, por ejemplo.

  • Proporcionarles materiales para expresarse (lápices, papeles de colores, instrumentos de percusión, instrumentos musicales, etc.). Mantenga recipientes vacíos, cajas o ropa vieja: pueden ser usados para disfraces o artesanías.

  • Señale sonidos, colores y formas en sus actividades diarias. Así aprenderá nuevas palabras y nuevas ideas.

  • Acompañarlos en actividades culturales: festivales, espectáculos en el parque, desfiles, exposiciones, etc. Llévelo de vuelta a lo que más y menos le gustó de estas actividades.

  • Lea y cuente cuentos a su hijo. Pídales que imaginen otro final para ellos o que introduzcan nuevos personajes, por ejemplo.

  • Limite las horas que pasa frente a la pantalla del televisor, la computadora o la consola de videojuegos. Anímelos a salir a jugar con sus amigos o a hacer actividades artísticas, por ejemplo.